Noticias B2Sport

Buenas prácticas para instalar un parque infantil

Son indispensables una serie de buenas prácticas para instalar un parque infantil cuando queremos desarrollar un espacio seguro y divertido para los más pequeños. Empezando por elegir una empresa de instalación de parques infantiles como B2 Sport que siga con todas las garantías para que puedan disfrutar de una correcta disposición del lugar de ocio.

como instalar un parque infantil

Por eso, queremos ofrecerte una serie de aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de crear un espacio de juegos para niños seguro, divertido y que estimule su creatividad, siempre acorde a la normativa vigente. Además, también recomendaremos elementos a tener en cuenta si queremos diseñar una zona que permita a todos los usuarios practicar deporte al aire libre, fomentando un estilo de vida saludable.

Creación de un parque para niños

Desde B2 Sport estamos muy concienciados con el desarrollo de los más peques a través del deporte y la salud física. Por eso, nos comprometemos a facilitarles espacios deportivos y de ocio seguros, donde podrán desarrollar sus habilidades y fomentar el ejercicio plenamente gracias a la multitud de beneficios que tiene el deporte para los niños.

Además, su creación no solo favorece a ellos, sino que también los parques en general o las zonas de entrenamiento al aire libre es un espacio adecuado excepcional para que otros grupos de personas de diferentes edades practiquen actividad física fuera de un recinto cerrado.

Los 10 factores a tener en cuenta a la hora de crear un parque infantil y zonas deportivas

Dada la importancia y la inversión que supone, no se puede instalar a la ligera este tipo de ubicaciones. Requiere tener en cuenta una serie de aspectos para que el resultado final sea inmejorable. Por eso aquí te dejamos 10 requisitos que han de cumplir las buenas prácticas para instalar un parque infantil y zonas deportivas de exterior en general.

1 Localización del parque

En lo primero que debemos detenernos en el la propia ubicación del parque y, sobre todo, la forma en la que se podrá llegar a él. Deberá ser de fácil acceso, con una separación prudencial de la carretera y preferiblemente delimitado con alguna barrera física.

También se deberá tener en cuenta la presencia de colegios o escuelas cercanos, así como de fuentes, iluminación y sombra adecuada, zonas de descanso, aparcamiento cercano… que faciliten la estancia en el parque. En definitiva, una serie de elementos del mobiliario urbano que no solamente cumplan a nivel estético sino también, por supuesto, en el aspecto funcional.

Además, se deberá encontrar, preferiblemente, en un espacio natural con árboles, arena o césped… ya que aportan un valor añadido al parque. Por ejemplo, la naturaleza fomenta la creatividad y estimula los sentidos, o la arena sirve de amortiguación ante caídas. Así que sin duda el propio entorno es un aspecto fundamental para su creación.

2 Espacio inclusivo para todos los usuarios

Si atendemos a las características de todos aquellos que puedan llegar a transitar por el parque, podremos crear un espacio adaptado en su totalidad. Es decir, atendiendo a factores como la edad, número de acompañantes, personas con dificultades físicas o sensoriales… cumpliendo siempre con la Orden Ministerial VIV/561/2010 sobre el acceso a espacios públicos urbanizados.

Otras buenas prácticas que se pueden llevar a cabo con el fin de que sea un espacio inclusivo es el hecho de poseer una señalización clara y comprensible para todo el mundo, de forma que nadie pueda sentirse discriminado o confuso por desconocer algún elemento incluido en el propio parque.

En este mismo sentido, es importante también ofrecer elementos que potencien las capacidades de los niños y el desarrollo de actividades en equipo (como con la instalación de balancines, columpios con varios asientos o asientos adaptados, etc.).

También deberemos escuchar las preferencias de aquellas personas que vayan a transitar el parque para amoldarlo, en la medida de lo posible, a sus gustos y necesidades. Poner rampas accesibles para todo el mundo, incluir elementos atractivos para fomentar su uso…

instalar parques accesibles

3 Comodidad del propio parque

Teniendo todo lo anterior en cuenta, se deberán instalar elementos suficientes que permitan el confort de todos los transeúntes, como una cantidad bancos suficientes y adaptados, zonas de refugio para la lluvia en lugares húmedos… y se deberá separar la zona deportiva de la zona infantil, dotándola de elementos suficientes tanto para satisfacer las necesidades de jóvenes y mayores, como para los distintos estados de forma física.

4 Diversidad de elementos del parque

Centrándose en la necesidad de que el parque fomente su uso y se encuentre atractivo, la instalación de determinados elementos será clave para una buena presencia, utilidad real y que merezca la pena su inversión.

Zona infantil

Para la zona de juego de los más pequeños, es preferible dividirlos en función de la edad, para poder ofrecerles un espacio adaptado que suponga retos y afán de superación para todos. Generalmente, la división suele ser de 1 a 4 años, de 2 a 6 años, más de 6 años o más de 12 años.

De esta manera, todos podrán fomentar la creatividad, imaginación, socialización y la actividad física de una forma diferente, por lo que habrá que decantarse por elementos de juego atractivos para todos como aquellos elementos para trepar.

Zona de ejercicio

Atendiendo al grupo de edad o de forma física al que queramos dirigirnos, podemos instalar unos elementos u otros, o realizar una combinación de varias para crear un espacio completo.

Para todos los usuarios

El cardio o los circuitos de obstáculos pueden ser una buena opción, ya que se dirige a todos los usuarios independientemente de su forma física. Hay que tener en cuenta que zonas de cardio exigen cierto mantenimiento y algunas máquinas no ofrecen un esfuerzo “real”, y que los circuitos pueden precisar de pavimento de amortiguación, aunque suelen requerir una baja inversión.

Zonas de crossfit

Otra muy buena opción son las zonas de crossfit, que se pueden adaptar a todas las edades y formas físicas, facilitando que sea un espacio inclusivo. Puede suponer una inversión inicial alta, aunque a la larga compensa dada la calidad del espacio que se consigue, la cantidad de usuarios que lo pueden usar y la apariencia final del propio parque.

Pensado para jóvenes

Las zonas de calistenia son la mejor opción, aunque generalmente acuden pocos grupos de personas, ya que está más pensado para un uso individualizado. Eso sí, es necesario instalar un pavimento de amortiguación para evitar malas caídas o golpes.

En personas mayores

Para este grupo lo mejor es habilitar zonas específicas para ellos, ayudando a mejorar la forma física, previniendo enfermedades y favoreciendo la socialización.

5 Pavimento de seguridad

Cuando se desempeña una actividad, sobre todo por parte de los más pequeños, es inevitable que se produzcan caídas o golpes. Lo que sí está en nuestra mano es facilitar la amortiguación a través de un pavimento de seguridad calidad, adecuado a la actividad que se está llevando a cabo.

Parques inclusivos y adaptados

6 Precio del parque

La creación de un parque es una inversión a largo plazo que mejorará la calidad de vida de todos aquellos que puedan disfrutarlo cerca. Por eso, hay que prestar especial atención a factores como el diseño, la durabilidad, la seguridad, las garantías, la sostenibilidad y el bajo mantenimiento, para poder realizar una inversión adecuada y que se ajuste a lo que estamos buscando.

Algunos elementos que incrementarán el precio del parque (pero que, a la larga, son indispensables) son los pavimentos que se requieran, la obra necesaria para la instalación del parque y la calidad y cantidad de las diferentes zonas, ya sean de juego o de deporte.

Por eso, se deberá valorar qué elementos son necesarios para la creación del parque, siendo asesorado siempre por profesionales cualificados del sector, tanto especialistas en la instalación de parques y elementos deportivos como expertos en el mundo infantil.

7 Materiales del área infantil y de la zona de entrenamiento

A la hora de elegir los materiales que conformarán el espacio lúdico, se deberán tener en cuenta factores como la exposición solar, la humedad del entorno, el vandalismo, la intensidad de uso, los costes de mantenimiento… ya que inciden de manera directa en el deterioro del parque.

Por eso, es recomendable contar con materiales de la mejor calidad y optar por materiales reciclables, pudiendo ser de acero (galvanizado o inoxidable) e incluso madera (tratadas o sin tratar, preferiblemente con certificados FSC o PEFC que aseguren que son materiales sostenibles con el medio ambiente).

8 Seguir la normativa vigente

Es necesario asegurarse de que todos los elementos que se instalen en el parque cumplan con la normativa vigente para tener la certeza de que estamos instalando un espacio homologado que cumple con las medidas de seguridad pertinentes.

Además, se deberá ubicar una señalización adecuada, visible y comprensible para todos los usuarios, que cumplan una serie de características, como la que podemos encontrar en nuestra página web en el caso de los parques infantiles con los poste banderola.

En el caso de las zonas de entrenamiento, los carteles y las placas identificativas deberán regirse por las Normas UNE-EN 16630:2015 (ap. 7.1), UNE- EN 15312:2015 (ap. 8) y UNE-EN 16630: 2015 (ap. 7.2).

9 Realizar la instalación por parte de profesionales

Para que todos los elementos del parque sean correctamente instalados, es necesario contar con profesionales cualificados que conozcan el producto y sus características, para poder crear un espacio seguro y con garantías y así evitar futuros sustos que puedan originarse.

Desde B2 Sport ponemos a disposición de nuestros clientes toda nuestra experiencia en la instalación de zonas de juego y elementos deportivos para asegurar la creación de un espacio adecuado a la normativa vigente y seguro para todos los usuarios.

10 Mantenimiento

Para un correcto mantenimiento, se deberán llevar a cabo inspecciones oculares de rutina (cada 1-15 días, para identificar riesgos), inspecciones funcionales (cada 1-3 meses, para comprobar el funcionamiento y la estabilidad) e inspecciones principales (1 o 2 veces al año, para comprobar la seguridad), aunque la frecuencia exacta vendrá determinada por el fabricante, y deberá estar de acuerdo a la normativa UNE-EN 1176-1 (6.1.4) y UNE-EN 1176-7.

Mantenimiento parques y zonas deportivas

Creación de un parque ideal para todos los usuarios

Si tenemos todos estos factores en cuenta, podremos diseñar un espacio seguro para los distintos usuarios que quieran pasar tiempo en el parque, independientemente de su edad y forma física, tal y como apunta el Comité Técnico de Buenas Prácticas de la Asociación Española de Fabricantes de Mobiliario Urbano y Parques Infantiles (AFAMOUR).

De esta forma, conseguiremos un área que aporte valor a la ciudad, invirtiendo y mejorando la calidad de vida de sus convivientes.

¡Consigue el mejor equipamiento para tu parque con B2 Sport!

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando, acepta el uso de cookies. Leer política de cookies

Cerrar